domingo, 6 de noviembre de 2016

Celebración del día de los difuntos en la ONG Amigos de Ouzal

Las flores son todo un símbolo de la vida, de su color de su perfume, de su belleza, incluso del placer al contemplarlas, pero también valen como símbolo de su transitoriedad, de su fugacidad y de cómo tan pronto se ajan y se marchitan a la intemperie. Nuestra vida ha pasado desde la pequeñez de una semilla hasta hacerse bella y plena pero siempre amenazada por la frustración y segada finalmente por la guadaña de la muerte. Pero a pesar de ello y por encima de todo, el día de los difuntos es un día de sol, de luz, de flores de recuerdos, de glorificación de la muerte, de exaltación de la mayor limitación y pobreza humana… Un día de esperanzas Recordando unos días después esta resonancia festiva de los muertos, vamos a hacer un gesto, silencioso, solidario, para que lo inmediato de nuestros propios muertos, no nos lleve a olvidar los muertos ajenos, los muertos olvidados. Que no nos olvidemos del dolor de otras familias lejanas, perdidas, que nunca saldrán en las noticias de los medios de comunicación. De manera particular vamos a hacer presentes a los muertos que mueren por nuestros olvidos, por la estupidez humana, porque, en parte, nosotros nos hemos cruzado de brazos. No queremos olvidarnos de los muertos sin entierro, sin lápidas, sin honor, de los que mueren a causa del fanatismo o de la locura de otros. Nuestra celebración es un recuerdo para los muertos de todos. Nuestra celebración es un aliento para una vida consciente y de donación, una vida para desvivirse, y no dejarse morir tontamente sin luchar por la vida, procurando no perderla, sino entregarla completamente.
Ofrenda: Una flor por las víctimas de la violencia machista. Una flor por los miles de niños que mueren a diario, víctimas del hambre y de nuestro olvido. Una flor por las víctimas del SIDA, y por los enfermos terminales Una flor por las víctimas de todos los terrorismos y fanatismos, en particular por los víctimas de la violencia salvaje del ISIS. Una flor por los palestinos muertos a manos del fanatismo israelí Una flor por los Israelitas muertos a manos de los suicidas fanáticos palestinos. Una flor por aquellos que frustraron su camino a la vida desde el seno de sus madres. Una flor por todas las víctimas caídas a consecuencia de las guerras que sacuden oriente medio y el este de África (en Siria, Irak y Yemen) Una flor por los niños y niñas víctimas de las minas anti-personas. Una flor por los que han muerto sin haber vivido. Una flor por las niñas desfloradas para la prostitución. Una flor por las víctimas de la ablación genital femenina Una flor por las 200.000 víctimas de Hirosima y Nagasaky Una flor por las víctimas de todas las dictaduras intransigentes. Una flor por los que todavía descansan en las fosas comunes y en las cunetas, asesinados violentamente Una flor por los que buscando el paraíso han encontrado la muerte a bordo de una patera en el Mediterráneo, que hoy se ha convertido en un enorme cementerio de vida frustradas . Una flor por aquellos que, no sabemos por qué, prefirieron huir de la vida. Una flor por las víctimas de los accidentes de trabajo, víctimas al mismo tiempo del egoísmo que los instala en la inseguridad. Una flor por los niños fallecidos bajo la escuela en los terremoto de Italia y Haití o víctimas de los huracanes Una flor por los muertos en accidentes de tráfico, Una flor por todos los muertos olvidados. Una flor por todos los que han muerto víctimas de su compromiso con los pobres. Una flor por todos aquellos que han sido asesinados por ser seguidores del crucificado Una flor para quienes entregan a diario su vida a la causa del ser humano. Una flor para aquellos o aquellas que nunca reciben un detalle de amor.. Una flor para todos los niños y niñas necesitados de afecto y cariño. Una flor para aquellos que hoy luchan por escapar de la droga, del alcohol, del fanatismo, de la marginación, intentando recuperar su dignidad humana. Una flor por todas las familias que lo siguen pasando mal como consecuencia del paro y del trabajo precario Una flor para dar fuerza a los que hoy sienten reciente la ausencia, y están sumidos en el dolor y la tristeza. Una flor finalmente, por África por Camerún por Ouzal, porque se ahuyente el miedo y que se recupere la posibilidad de un futuro esperanzador

viernes, 14 de octubre de 2016

Llegar a San Calixto

Otra vez al silencio. Otra vez a la soledad. Otra vez a meditar, a pensar, a reflexionar. Otra vez a colocarse vacío y pobre, débil y leproso ante Aquel que pasó por el mundo haciendo el bien y curando a todos. Otra vez a recorrer los mismos pasos, a plantearse las mismas interrogantes, a quedarse mundo ante el infinito contraste entre este yo y ese Tú inconmensurable. Otra vez a recargar de su espíritu las baterías que han perdido energía y voltaje, que ahora, de nuevo dan una luz más apagada y mortecina. Otra vez a mirarte cara a cara, a escuchar en silencio tu mensaje de vida, a contemplarte en los caminos, tan lejos de los templos, acercándote a todos los marginados de la tierra que pisabas; otra vez a aprender de ti aquello mismo que el tiempo va enfriando. Otra vez a mirarte resuelto a darlo todo a dejar tu vida como señal de amor supremo. Otra vez a asumir coherente tu misión, hasta cargar con la cruz del condenado. Otra vez a despert
ar la luz, la alegría y la esperanza al ver que el Padre te arranca de la muerte para convertirte en el Cristo esperado, que culmina el camino, hecho ya el punto omega de todo los que asciende, de todo lo que converge, de todo lo que humaniza y diviniza al hombre y a mí mismo. Otra vez a encontrarte camino de Emaús en los momentos de las desilusiones, para escuchar de nuevo tu palabra que llena el corazón y despierta las lágrimas. Otra vez a conocerte como cada año en el partir el pan y otra vez regresar para seguir haciendo pobremente de testigo de la alegría del Evangelio, de la luz y la esperanza del Evangelio. Otra vez aquí para escucharte proclamar las bienaventuranzas y todo entero tu sermón del monte. Otra vez aquí para perder mis miedos y retomar la parresia. Una vez más ahondar en este Jesús que rasgó el velo que nos ocultaba la divinidad para buscar en él un rostro humano y dar sentido a toda vida llamada al desprendimiento y la generosidad, a la entrega, al amor desinteresado, a la donación de la vida en una única forma de sacrificio vinculado a Jesús dándose en la Eucaristía, prefigurando el don gratuito de su vida como signo de perdón y reconciliación. Otra vez aquí para escuchar de nuevo ven y sígueme, dichosos los pobres y los pacíficos y los misericordiosos y los limpios de corazón y los que luchan por la justicia. Otra vez aquí para recordad tus palabras “los que lo dejen todo por mí, recibirán el ciento por uno y una vida enteramente nueva. Otra vez aquí para lo mismo, para remover la savia congelada, para romper con el silencio la ruidosa rutina de los días; para restaurar la casa desconchada y llena de polvo en sus rincones. Otra vez aquí para deshollinar la chimenea, para podar las ramas y los sarmientos secos, para injertarnos de nuevo en el troncón originario de la Vid con mayúscula; para borrar de la memoria los archivos inútiles, para reconstruir los fragmentos dispersos, para reiniciar el desordenado almacén de este pecé (PC) ya viejo, cargado de morralla y acaso también de malévolos virus. Aquí estoy, Jesús y aquí estoy, compañeros, para hacer juntos estos días de camino y encontrarnos, de nuevo, buscadores, viatores, caminantes, con las mismas flaquezas de siempre y el mismo corazón abierto del Maestro..

miércoles, 7 de septiembre de 2016

De la exuberancia a la sencillez

El acentuado sentido del dogmatismo y del rigor doctrinal, hace que muchas veces cuando se va a hablar de la Iglesia oficial se empiece a darle vueltas al asunto con la intención de no decir nada que pueda molestar o que pueda hacer sentir mal a los feligreses, creyentes o parroquianos. Confundir cualquier reflexión crítica o histórica con un ataque o una persecución no es extraño por parte de quienes se creen tan firmes poseedores de la verdad absoluta, que toda reflexión se considera antieclesial. Me vienen a la memoria aquellos versos de Antonio Machado de la vieja España del nacional catolicismo, que yo entiendo una verdadera aberración, como considero aberración el fanatismo de los integristas musulmanes. La España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de María, de espíritu burlón y alma inquieta… Noto que cada día más existe una regresión a formas y modelos de vivir el cristianismo, muy lejos de los “signos de los tiempos”, sino que tratan de anclarse en el pasado y en un pasado cada vez más recargado de ornamentación, decoración, adorno, exuberancia, plata, oro, palios, candeleros, ciriales, turíferos, procesiones, rosarios, exposiciones, capas pluviales, dalmáticas, roquetes… con una sensación de que vamos caminando hacia la periferia de lo cristiano en lugar de hacia el centro de lo esencial, que yo entiendo que es el “seguimiento de Jesús pobre y humilde” como decía san Ignacio. En particular la proliferación de procesiones, cada vez de más imágenes de santos o santas, Cristos o Vírgenes, me parece desmedida, por más que las devociones no tengan límite y las ganas de “lucir” los pasos o lucirse tampoco lo tenga. Desde hace tiempo vengo comprobando que estos cambios en gran parte son producto de la mímesis y de la ósmosis que se produce entre las comunidades, mirándose unas a otras y no tanto por mirarse en el espejo del Evangelio y ahondar en lo más bello y lúcido del mensaje de Jesús. En cuestiones de Semana Santa, Sevilla es la madre de todas las semanas santas y el modelo arquetípico de cómo tiene que ser una procesión o una cofradía. Por eso el empeño en que los pasos tengan cada vez más metales preciosos, más orfebrería y la mímesis haya llegado también a la imitación total de los costaleros, o de los pasos de Málaga con largos varales y un gran número de personas llevando los pasos, pero lo mismo que antes arrimaban el hombro vestidos de la misma manera que habían ido a la procesión, ahora van todos con su uniforme, tanto los costaleros como los o las santeras. El traje y la corbata constituyen una característica más de este estilo que, desde mi punto de vista, es regresivo y se aleja de la sencillez. Las chicas y mujeres de mantilla es otra de esas conquistas de mimética lograda con el tiempo. Siempre me ha parecido un signo de ostentación y señorío y de cierto sabor rancio a símbolos del viejo nacional catolicismo, cuando había una connivencia total entre los poderos políticos de la dictadura franquista y los jerarcas de la Iglesia, amantes de palios, dignidades títulos, doseles y rica y dorada ornamentación. Y el modelo del Rocío se ha convertido en el ejemplar en que toda Hermandad romera, ha de copiarse y asimilarse. A veces con más valor de lo puramente exterior, que del sentimiento y espiritualidad del seguimiento. Alguien me ha respondido a un comentario en mi perfil de Factbook que las procesiones son algo no necesario pero puede ser complementario. De acuerdo. Otro comentarista añade: “las procesiones para los cristianos son una manifestación pública de nuestra fe y nuestro amor a Dios” Aparte de no compartir otros aspectos de dicho comentario se me ocurre que habría que analizar a fondo qué es eso de “manifestar públicamente nuestra fe” Recuerdo aquellas palabras de Jesús que se recogen desde el principio del capítulo 6 del Evangelio de Mateo: “Cuidado con hacer vuestras obras de piedad delante de la gente para llamar la atención; si no, os quedáis sin paga de vuestro Padre del cielo” (versículo 1). Pero luego dice lo propio de la limosna, del la oración, del ayuno, y todo el capítulo sexto es digno de una reflexión profunda y detenida, porque va más allá de la literalidad, como ocurre con la parábolas. Porque es más cierto que lo que dice mi comentarista de Factbook, porque Jesús nos dejó un encargo: “Un mandamiento nuevo os doy que os améis unos a otros como yo os he amado…en esto conocerán que sois mis discípulos, (esa es la verdadera manifestación pública de nuestra fe y nuestro seguimiento de Jesús) en que os amáis los unos a los otros.(Juan 13, 34-35). Evidentemente que todo lo demás puede ser un instrumento complementario para reforzar la decisión del seguimiento del evangelio, pero ese es exclusivamente su objetivo. Lo único que yo me pregunto es precisamente ¿no es más necesario interiorizar la fe que exteriorizarla públicamente? Ya comenté en cierta ocasión mi extrañeza cuando hablé con una chica que se había confirmado, y reconoció que no había leído los evangelios; ni su lectura había formado parte de la preparación catequética. ¿Qué significa la confirmación para la vida y el compromiso de los bautizados?, ahora que los confirmados se cuentan por centenares en la comunidad? Es llamativa la reflexión que hace Fernando Etchegaray Valenzuela de la Pontificia Universidad católica de Chile respecto de este retroceso en la perspectiva: “En términos generales eso sucede porque en la selección de los clérigos se privilegió la obediencia a la inteligencia, la sumisión a la autonomía, la autosexualidad a la heterosexualidad, la devoción a la evangelización, la sacristía a la acción social, el ritualismo al profetismo, la divinización a la encarnación, la separación a la inmersión, la.......a la......etc” No hay nada como acercarse a conocer el Evangelio, o en su caso leer la exhortación del papa Francisco “Evangelii gaudium”, La alegría del Evangelio. Allí descubrimos que el papa llama a esta religiosidad popular “una verdadera espiritualidad encarnada en la cultura de los sencillos”, para convertirla siempre en un gesto evangelizador, que pone de manifiesto el compromiso cristiano con la trasformación de la realidad social y se abre a nuevas formas de poner de manifiesto nuestra fe y nuestro amor a Dios, cuya medida es el amor a los humanos. (I Juan 4, 20-21)

Ojo por ojo y el mundo se quedará ciego (Gandhi)

Hay un mundo que está naciendo ahora. Siempre ha habido un mundo naciendo, pero este que está tomando forma poco a poco, después de las numerosas crisis, y después de esta nueva depresión parece que se nos presenta como especialmente conflictivo y difícil de manejar. Será necesaria una larga meditación a las profundidades de lo humano para encontrar salidas que permitan sobrevivir y o que impidan que la biosfera se quede arrasada por la desorientada noosfera. No es ya sólo que el cambio climático avanza sin que le pongamos freno decidido, No es sólo que el abismo de la pobreza vaya abriéndose cada vez más a mayor profundidad y con mayores dificultades para pasar de un lado a otro. No podemos parar las migraciones de quienes buscan pan, ni de los que buscan poder vivir en paz. Haría falta un ejercicio profundo de osadía y que alguien como lo hizo una vez Hans Küng, convocara a todos los jefes religiosos del mundo y lograr acabar con los fanatismos y las supersticiones que son destructivas para el ser humano y discriminadoras respecto de la mujer y de su función en la sociedad. Las religiones monoteístas o religiones del Libro se han mostrado a lo largo de la historia como religiones altamente violentas y, contra los mandamientos de sus reveladores, sembraron y aún siembran violencia y la muerte. Y quizás lo único importante que deberían sacar de sus religiones es que si creen en un dios o en más de uno, mantengan la seguridad de que lo que Dios pretende es ayudar al ser humano a ser feliz, a vivir en paz, a tener actitudes positivas hacia sus hermanos los otros seres humanos; que toda religión tiene por referente a una divinidad, pero que tiene por objeto de sus principios, su razón de ser y sus preocupaciones los seres humanos, todos los humanos. Apuntaba el teólogo J. I. Gonzállez Faus, citando a Isaías, que “la paz es fruto de la justicia” y que por ende la guerra y la violencia tienen su tierra de cultivo en la injusticia. Haría falta de inmediato una Unión de Naciones mundiales en que se establecieran unas mínimas medidas de obligado cumplimiento sin que nadie pueda ejercer el derecho a vetar a la mayoría. Haría falta que los cascos azules fueran un fuerza verdaderamente disuasoria. Haría falta que hubiera un gobierno mundial y que las resoluciones de Naciones unidas o del Consejo de Seguridad fueran verdaderamente ejecutivas y ejecutadas, sin que queden impunes quienes la incumplan. La sangrienta acción terrorista yihadista en Francia, ha puesto una vez más de manifiesto que el mundo es una aldea global y que en cualquier sitio hay posibilidad de hacer gestos así aunque sean puntuales, porque “no todo está bajo control”. Pero lo preocupante es que todavía no nos hemos percatado en occidente de que este “nuestro modo de vida” y esta sociedad del bienestar tiene que pasar un periodo de decrecimiento para que llevemos una vida más austera, más moderada en el consumo, porque no podemos ir expoliando las riquezas de otros países para vivir nosotros a cuerpo de rey empobreciendo por ese procedimiento a países y continentes enteros, con nuestra manera de colonizar y expoliar las riquezas de África o América Ya profetizó Rafael Sánchez Ferlosio que “Vendrán más años malos y nos harán más ciegos”. Y como si fuera consciente de que eso de amarnos los unos a los otros es utópico, acaba diciendo en una de sus frases lapidarias: “babilonios somos, dejémonos en paz los unos a los otros como buenos hermanos” Al menos eso.

De filias y fobias

Pienso que en la vida hay que enfrentarse a numerosas situaciones en las que cada uno toma la decisión de optar por una respuesta o una visión sobre cualquier tema o asunto que no necesariamente va contra la otra visión, sino que no la comparte y mantiene una línea de pensamiento que no tiene por qué ser compartida por otros, pero tampoco necesariamente tildada de falsa o negativa. Esto ocurre muy habitualmente en el terreno de las ideas políticas e incluso en determinadas teorías económicas. Afortunadamente no todo el mundo piensa igual, y en la confrontación y el debate de las ideas se encuentras manera de convivencia y de solución de problemas que nacen precisamente de encontrar una línea o un espacio abierto desde los que mirar y no sólo un punto de vista que necesariamente es límitado. Un ejemplo claro es la visión que sobre el sistema capitalista hay en la sociedad, desde los que lo defienden como lo único posible y quienes creen que aun teniendo sus valores no resuelve los problemas de las mayorías en razón del principio mismo o base del capitalismo (invertir dinero para ganar más dinero) con lo que lleva necesariamente al aumento constante de la desigualdad. Hay que reconocer que existen también posicionamientos distintos ante el hecho de la homosexualidad. Esa diferencia de percepción del hecho homosexual, (léase también lesbianismo, transexualidad y bisexualidad) no tiene por qué traducirse en homofobia ni entenderse como tal. De modo parecido hay quienes ante el hecho de la liberación de la mujer (lo que ellos llaman “ideología de género”) lo perciben como un camino que lentamente arrebata a la mujer su papel natural de madre y educadora y en ese sentido no comparten al menos en parte esa llamada ideología, porque la perciben como una manipulación que acabará con las peculiaridades y características de la mujer. Cuando hablan en ese sentido, su discurso puede ser considerado “políticamente incorrecto”, pero una forma de disentir, no tendría por qué generar una “fobia” contra otra manera de entender la perspectiva de género, porque expresar una opinión contraria no debe considerarse en si mismo una forma de fobia. Lo mismo que no se debe ser homófobo, tampoco nadie puede obligar a alguien a ser homofílo, en el sentido de que comparta todos los planteamientos que se hagan desde movimiento gay (GLBT). Lo obligado es mantener un nivel de respeto y de consideración hacia el diferente, porque lo que debe caracterizar nuestras relaciones sociales es el respeto al otro y en último caso una manera tolerante de aceptar las diferencias. De cualquier manera ningún tipo de “pensamiento único” ha de imponerse a la sociedad en su conjunto. Eso podría convertirse en una forma de fanatismo que por principio es una manera de no aceptar a los que no piensan o son como yo. Hemos de decir no a la homofobia en el sentido de cualquier agresión, insulto o ataque personal a alguien por su orientación sexual. Pero también decimos no a que esto signifique caer en un pensamiento único en el que se admita la visión monolítica favorable a la práctica homosexual como un hecho ideal y positivo y a promocionar en el contexto social, sin poder disentir con respeto de esta idea. Hasta el punto de que se condene a cualquier disidente de este pensamiento políticamente correcto como homófobo, y por lo tanto a perseguirlo en nombre de la tolerancia. En otro terreno. Hagámonos algunas preguntas al caso. Si soy vegetariano, y creo que es mejor no comer animales, no por eso me convierto en carnófobo. Si defiendo la fidelidad en el matrimonio, y por lo tanto no me parece bien el adulterio, ni la promiscuidad sexual ¿soy heterófobo? Si opto por votar en estas elecciones a Unidos Podemos porque sus ideas y planteamientos me parecen coherentes, ¿tengo que “odiar” las otras opciones y convertirme en un sociófobo, en un pepéfobo o en un ciudadanófobo. Este problema se produce a veces frente al pensamiento moral cristiano. Si uno entiende como cristiano que la Biblia contempla el matrimonio como sólo entre un hombre y una mujer, y no entre dos personas del mismo sexo, ¿por eso es homófobo? Da la impresión que se castiga al que no es homófilo. ¿No será que estamos cayendo en el pensamiento correcto único y la disidencia se persigue como intransigencia y con intransigencia? ¿No será que estamos confundiendo relativismo con fundamentalismo? Lo más complejo se presenta, precisamente, cuando se trata de creencias religiosas, y los criterios de fe se confrontan con actitudes éticas que pueden entrar en conflicto con esas “verdades de fe”. Así que en ese sentido, defender una verdad de fe fundada en creencias religiosas nunca ha de convertirse en un rechazo o menosprecio a las personas. Precisamente desde el criterio del amor, el creyente debería estar obligado a amar al que disiente y a no juzgarlo, aunque no tenga por qué compartir los principios por los que el otro guía su vida. En todo este asunto es necesario un gran respeto a la persona y un gran sentido crítico respecto de los principios, no mezclando lo personal con lo doctrinal.